sábado, 19 de abril de 2008

Björk: Amazing y Gundersmorting!!






Con el Sold Out como premisa, no nos quedó otra que tirar de la página más versátil de U.K. para conseguir casi de todo- en este caso entradas en la reventa-. Se trata, y con permiso de los bobbies, de http://www.gumtree.com/

Nuestro contacto era un simpático italiano llamado Máximo. Era para desconfiar, pero las entradas, y por el mismo precio que en taquilla, parecían verdaderas. Y allí que nos plantamos, en la Hammersmith Apollo, donde tantos y tantos han tocado…before.

Largas y tortuosas colas nos indicaron que, efectivamente, y, a pesar de ser lunes, allí iba a actuar una de las más importantes figuras del pop de la última década. Todas las edades, todos los estilos y nacionalidades tenían cabida a expuertas de un teatro que ese día era, una vez más, sala de conciertos. Sala de conciertos en toda su magnitud; y es que tomarse unas pintas sentado en forradas butacas de salón, es algo que da gusto...a lot.

Tuvimos que soportar una hora de una irritante e insoportable dj que confundió el ruido con arte moderno. Tanto es así que seguramente estamos poniendo a caer de un burro a una de las nuevas sensaciones del mundo de los pinchadiscos…Es lo que tiene el arte moderno. Pero bueno, ni aún así…una mierda…a fucking shit.

Enormes estandartes medievales con motivos animales decoraban un escenario en el que apareció una banda de vientos ataviada con los atuendos típicos islandeses. A las trompetas y trombones se unió la atronadora electrónica- dos computadores Apple e imponentes, vanguardistas y el megagaláctico Reac Table - y un batería de jazz.
http://es.wikipedia.org/wiki/Reactable

Emocionante conjunto sonoro que se unió al griterio del público al ver aparecer en el stage a una Björk ataviada como si hubiera salido de un anuncio de Mimosín. Como si la mismísima Agatha Ruiz de la Prada la hubiera vestido, y coronada por decenas de pompones de colores salió, dando saltos y excitada, la artista nórdica.

El concierto, que jugó con maestría con la combinación de ritmos más potentes, electrónicas y bailables y la exquisitez clásica, ofreció espacio a todos los discos de la dilatada y ecléctica carrera de esta mujer, que a sus 42 primaveras demostró una energía y desgaste físico propias de una deportista; saltos, escorzos extraños, bailes africanos y sobre todo, el jugar con el pelo, fueron algunos de los incontables tics de Björk sobre el escenario.

Earth Intruders" de lo último, "Unravel” de Vespertine, “Army of me” del Post o “Hyper Ballad” de Telegram fueron apasionantes momentos que pusieron en pie a gran parte de la zona de asientos del Apollo. Pero para momentazos, las invitaciones a escena del Malí Toumani Diabate- con un solo impresionante de Kora (instrumento típico africano)- junto a quien interpreto "Hope" y, sobre todo, la aparición del grandullón de terciopelo Antoni (de Antoni and The Johnsons) para, y como hiciera en el disco, cantar a dúo "The Dull Flame of Desire" de Volta.

Con cañones lanzando confeti a discreción, el público puesto en pie, bailando y contagiado por la locura de la pequeña y nerviosa islandesa, se llegó a un extasiante, emocionante y Gudmundsdottir final. Un concierto diferente y extraño como su apellido, no hay duda.

Björk Chanante...un descojone:

1 comentario:

Y ESTE FINDE QUE dijo...

Joer como se lo montan algunos. De concierto en concierto por Londres. Suerte y a disfrutar!!